lunes, 28 de julio de 2014

Cliffhanger o mantener la intriga

¡Hola a todos y a todas!, lectores y lectoras, escritores y escritoras, gente que pasaba por aquí...

Hoy vengo a hablaros de otro recurso literario cuyo nombre he descubierto hace poco: es lo conocido como Cliffhanger, pero que todos, al escuchar la descripción, sabréis de qué se trata. 

Imáginaos que estais viendo una película, una serie... leyendo un libro. Estáis llegando al final, viendo cómo ya tan sólo quedan unas páginas para terminar... pero el final está lleno de pistas, de ideas, de una imagen que el autor no define y que deja la idea en el aire. Quizás es cuando nuestro personaje abre la puerta de su casa tras estar ausente en una aventura y ve ESA silueta. Quizás es ese momento en el que suena el teléfono y el rostro de nuestro personaje se descompone. Y ahí termina, sin explicaciones, sin siguientes escenas, sin más páginas en el libro...

El Cliffhangers, como ya sí que sabréis, es una escena que se hace con el proposito de creer que va a continuar. Sobre todo se suelen dar en libros y pelis de suspense, pero ahora ya es muy usado, y seguramente si eres escritor ya lo has hecho más de una vez. Gracias a esto nunca dejarás de pensar en la serie, ya que el ser humano es incapaz de dejar de pensar en cosas que no se han terminado (Y ahora viene mi vena de estudiante de psicología: a esto se le llama "Efecto Zeigarnik". Gracias Wikipedia :D) 

Ejemplos de series son los finales de temporada, como podemos ver en Pérdidos, Walking Dead... otros capítulos donde se aprecia mucho esto es en Prison Break, Breaking Bad, 24...

Y vosotros, ¿Usaríais Cliffhanger en vuestras novelas? Personalmente creo que es un recurso muy útil si quieres una segunda parte, pero si no haces esa secuela puede que dejes al lector con mal sabor de boca, o con un mal final abierto que tú no querías. 

¡La polémica queda abierta!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada