jueves, 2 de octubre de 2014

Escribir como forma de vida... o de muerte, depende de la trama

Buenas noches a todos. Digo noche porque esto está escrito por la noche, pero como entiendo que no muchos son nocturnos, lo programaré para la tarde. 


Lo primero que debo hacer es pedir disculpas. Tengo un poco abandonado el blog, pero no es por ninguna razón extraña... sino porque la universidad me tiene de sol a sol (y literalmente, porque entro y salgo de noche) allí dentro. 

Apenas leo, ya que no tengo tiempo... por lo que podéis imaginaros el tiempo para escribir. Tengo que admitir que ahora mismo no tengo ningún proyecto activo, que ronde mi cabeza y se ocupe de dar entretenimiento durante esas horas no exentas de aburrimiento que vivo día a día. Desde que tengo uso de razón (y es en serio, desde que tengo...) siempre he tenido mis batallitas en mi cabeza. Unas basadas en hechos reales, otras no tanto... pero siempre imaginando. Hace años que no me ocurría el hecho de no tener ninguna novela en activo, tan sólo corrección y revisión de antiguas, que aunque puedas rememorar lo que has sentido al escribirlo, no es lo mismo. 

Y por eso me he dado cuenta de que la escritura no es un hobbie más, o una afición... es una maldita forma de vida cuando la tienes en la cabeza... pero una forma de muerte cuando no está contigo. Muchos pensarán que vaya locura, que escribir no tiene que ser para tanto... pero que tu cabeza esté como un cuadro vacío, tan sólo lleno de un color blanco homogéneo... enfada bastante. Sobre todo cuando te apetece coger una paleta de colores y llenarlo de historias que, por falta de tiempo (y de ganas por cansancio) no puedes. 


Así que espero que pueda cotillear más el mundo de la literatura de lo que actualmente puedo... y sobre todo que comience a escribir una de mis historias. Esto es una forma de desahogarme y de pedir disculpas por el abandono que estáis sufriendo :D


Un abracete a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada